Ajuste del mercado inmobiliario, todavía está fresca en nuestra memoria la terrible caída que sufrió el mercado inmobiliario en los años de la crisis. El miedo se centra en imaginar que los precios de las viviendas, los últimos años, generaron una nueva burbuja inmobiliaria que esté a punto de estallar.
Es verdad que hace meses que el sector inmobiliario va desacelerando su desarrollo, pero la situación no es la misma que hace diez años.

En primer lugar, los precios se sitúan un 20% por debajo del máximo al que llegaron antes de la crisis y el diferencial al valor medio de la tasación disminuye hasta un 33%. Es decir que los precios son mucho más realistas que antes de la crisis que paralizó la actividad inmobiliaria en 2008.

Otro aspecto importante es que el pago de la hipoteca y sus intereses representa un 33% de la renta disponible a las familias, esto significa 6,9 años de ingresos. En 2008 los pagos significaban un 51,2% de la renta y 8,9 años de los ingresos de cada familia.

Inflación anual

Otra diferencia importante es que el período de gestación de la burbuja, 2000-2006, casi todas las provincias registraban una inflación anual superior al 5%. En la actualidad la inflación sólo está presente en 10 provincias que corresponden a grandes ciudades entre las que se pueden mencionar Barcelona, ​​Madrid, Sevilla y las provincias que más beneficio han obtenido del turismo como por ejemplo Castellón, Mallorca o Málaga.

Por otro lado hay 10 provincias que aún registran una bajada de los precios y muchas otras que no han registrado cambios significativos. Además hay 14 territorios que los precios inmobiliarios se encuentran por debajo del 60% del nivel máximo al que llegaron antes de la crisis.
Expertos aseguran que la construcción de viviendas se acerca a la demanda tendencial, esto quiere decir que crece o decrece en el transcurso del tiempo dependiendo de la demanda.

En conclusión, el mercado inmobiliario parece que comenzará una etapa de moderación, pero no debe compararse con la situación que se presentaba en 2008, cuando la inversión en construcción subió al 20% del PIB y ahora se encuentra en la mitad. El empleo en el sector de la construcción pasó del 11,8% al 6,3%.

Desaceleración

Asumir que hay una desaceleración es aceptar la situación actual, el crédito para viviendas nuevas se redujo un 3% y el porcentaje de créditos para la rehabilitación de viviendas ha disminuido sustancialmente.

Comparar listados

Comparar